Hábitos para ser una persona efectiva

Según Stephen Covey, un hábito se sustenta en la intersección de tres componentes:

• Habilidades: apunta a cómo hacer las cosas
• Deseo: motivación, inspiración
• Conocimiento: saber qué hacer y por qué
• Covey destaca cuatro niveles de efectividad, los cuales son:
• Personal: la relación y conocimiento de mi persona.
• Interpersonal: las relaciones con los demás.
• Gerencial: la responsabilidad de que los demás cumplan sus tareas.
• Organizacional: el grado en que una organización logra sus objetivos.

Los 7 Hábitos de la gente efectiva son los siguientes:

1. Ser proactiva: ser responsables por nuestra vida, donde las decisiones sean nuestras; en donde se está inmersa en libertad individual y responsabilidad humana. Nuestras decisiones se basan en “self awareness” (auto conocimiento), imaginación, conciencia y auto voluntad. Una persona proactiva se guía de acuerdo con sus valores y creencias; en cambio una persona reactiva se guía de acuerdo a cómo piensan los demás y al hacer esto se está desestimando como tomadora de decisiones. Ser proactiva es ser responsable. Una persona proactiva dice “yo quiero”, una reactiva dice “tengo que”.
2. Iniciar con un fin en mente: se debe saber hacia dónde se quiere ir, crear planos mentales. Definimos qué queremos, posteriormente cómo lo queremos, y por último, lo hacemos real, lo hacemos efectivo. Tener un fin en mente es una señal de liderazgo.
3. Primero lo primero: existen muchas decisiones importantes en la “agenda del día”, decisiones que no se pueden atender de una sola vez, hay que establecer prioridades: administrar el tiempo. Hay que establecer en la lista de tareas cuáles puntos son urgentes, cuáles demandan más tiempo, cuáles son más importantes y no urgentes, y por último los necesarias pero que no son urgentes ni importantes. De nada sirve que los puntos en la agenda estén sobre el papel; es necesario el compromiso de materializar tales puntos de acuerdo con una priorización previa.
4. Pensar ganar-ganar: hábito basado en principios de bien común; mi ganancia no es en perjuicio de la otra persona. El hábito de ganar-ganar debe extenderse a todas las áreas de nuestras vidas (familia, lugar de estudio, amigos); el ganar-ganar es parte de las técnicas de negociación, la cual se ve implícita en todas las áreas de nuestras vidas. Debemos de crear un vínculo de continuidad en todas nuestras relaciones sociales.
5. Buscar entender y después ser entendida: en este punto se aplica la inteligencia emocional (capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotras mismas y en nuestras relaciones), en donde el respeto mutuo genera una convivencia en paz. Este hábito “implica tratar de ponernos en el zapato del otro”; cultivar la empatía.
6. Sinergice: En este hábito la efectividad (productividad) es cuando la suma de 1+1=3; el todo es más que la suma de sus partes. Crear sinergia es querer cooperar, compartir, generar, aportar, crear e innovar.
7. Afilar la sierra: hábito que hace que los demás funcionen correctamente; es el punto para lograr el mejoramiento personal (siguiendo la línea de que el cambio debe comenzar por la persona de adentro hacia afuera).
El hecho de afiliar la sierra demanda una organización y plan de trabajo para el mejoramiento personal en cuatro áreas:
Dimensión física: nutrición, ejercicio, cuidados personales como el cabello, el maquillaje, las uñas y postura del cuerpo.
• Dimensión espiritual: revisar la misión personal para mantener alimentada la sensibilidad, característica importante para la inteligencia emocional.
• Dimensión mental: se debe ejercitar teniendo un fin en mente; la lectura, reflexión, y estudio son actividades que alimentarán de forma excelente el área mental.
• Dimensión social/emocional: en esta etapa se desarrollan los hábitos4, 5 y 6; ya que son los que nos ayudan a ponernos en contacto con los demás (los primeros son de desarrollo individual).

Fuente: Covey, Stephen (1996). Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. La revolución ética en la vida cotidiana y en la empresa. Ed. Paidós Mexicana S.A, México.

“La acción tomada no siempre trae la felicidad pero no existe la felicidad sin tomar acción.” Benjamin Disraeli

El éxito no es hacer bien o muy bien las cosas y tener el reconocimiento de los demás. No es una opinión exterior, es un estado interior. Es la armonía del alma y de sus emociones, que necesita del amor, la familia, la amistad, la autenticidad, la integridad” (Carlos Slim)